CONSEJOS Pre-Ruta: qué revisar antes de rodar

En CafeRacer España entendemos el ansia que nos da por coger la moto y salir a rodar sin pensar en nada más. Es nuestra terapia y el motivo por el que los psiquiatras nos ven con malos ojos. Compartimos esa sensación al 100% pero también debemos entender el riesgo que asumimos siempre al subirnos a los hierros.

Es por esto que la principal norma de seguridad de cualquier motero debe ser la de garantizarse un viaje seguro cada vez que coja la moto. Uno de los factores clave es asegurarte de que tu motocicleta esté en las mejores condiciones posibles. Para ello os traemos unos consejos básicos para un chequeo pre y post ruta.

Ya sea porque la moto lleve parada un par de horas o unas pocas semanas, es muy importante tomarse el tiempo necesario antes de cada ruta para verificar su estado. Una inspección previa a la conducción es uno de los mejores métodos para reducir los riesgos de accidente. Al realizar esta inspección previa puedes descubrir un problema antes de que ocurra y resolverlo de inmediato.

@mateo_lazyrider y su Jefe de Taller. Cuatro ojos ven más que dos.

Para realizar correctamente la inspección sigue estos pasos:

Camina alrededor de tu moto:

El método más simple es caminar alrededor de tu motocicleta y echarle un vistazo con ojos y «manos». La inspección previa a la conducción solo será cuestión de unos minutos y puedes descubrir pequeños problemas que podrían llegar a convertirse en graves de no ser detectados.

Chequea la moto por partes:

-Neumáticos y ruedas: presión de aire, radios, llantas, frenos, pastillas de freno.

-Controles: pedales, cables, acelerador, embrague, mangueras, espejos.

-Electricidad y luces: batería, faro, intermitentes, claxon, interruptores, cableado.

-Líquidos: combustible, niveles de aceite del motor, líquido de frenos, refrigerante si lo lleva.

-Chasis: transmisión (tensado de cadena) y suspensión.

Inspección PRE viaje:

1) Pata lateral y caballete central: comprueba que se mantiene firmemente en su lugar. Sería un peligro, si se despliega o se suelta mientras conduces.

2) Palanca de cambios (pedal izquierdo): comprueba que no estén flojos o demasiado apretados y que estén lo suficientemente engrasados.

3) Revisa el motor en busca de fugas de aceite, comprueba la conexión de las pipas de las bujías.

Banda de rodadura desgastada
Nivel de aceite

4) Horquillas delanteras, neumático y válvula delanteros, llanta, pinza de freno y discos.

Busca filtraciones de aceite alrededor del sellado de la horquilla; comprueba si hay clavos o elementos incrustados en la banda de rodadura del neumático; Comprueba la profundidad / desgaste de la banda de rodadura del neumático; comprueba la presión de los neumáticos; busca radios sueltos; busca fugas de líquido en la pinza de freno; Inspecciona el disco de freno para ver si tiene fuerza o hay marcas de desgaste desigual.

5) Maneta del embrague, palanca del freno, interruptores, cables y acelerador: comprueba si el cable del embrague está desgastado y si funciona con suavidad. Verifica la palanca del freno y que el sistema de frenos delantero esté funcionando. Verifica los niveles de líquido de frenos, tanto delantero como trasero. Gira el acelerador para comprobar si hay buen movimiento y retrocede. Verifica que el interruptor de apagado del motor funcione sin problemas.

Revisando el cableado
Tensión de la cadena

6) Acciona el pedal del freno trasero con el pedal del pie derecho, nivel de aceite (ojo de buey).Verifica si hay fugas y manchas de aceite debajo de la moto.

7) Llanta trasera, frenos / pastillas, disco, suspensión, asiento, soporte de la placa de matrícula.

Verifica los muelles de suspensión y las horquillas. Asegúrate de que el asiento esté bien sujeto, así como la matrícula.

8) Luces, indicadores, claxon: gira la llave de contacto a encendido y comprueba luces, intermitentes y luz trasera de freno. Pisa el pedal de freno trasero y verifica que funciona e igual con la maneta del freno delantero. Compruebe la luz de cruce.

9) Combustible, refrigerante y espejos: asegúrate de tener suficiente combustible y si tienes una moto refrigerada por líquido, que no haya fugas. ¿Tiene la moto suficiente gasolina y la cantidad adecuada de aceite?

Puntos recomendados de chequeo

Inspección POST viaje:

Échale un vistazo más a la moto después de haberla estacionado y apagado. Repite la operación que hiciste antes del viaje (vistazo con ojos y manos), revisando cualquier cosa que pueda haberse soltado o que haya comenzado a gotear.

Mientras la moto está aún caliente, lubrica la cadena, especialmente, si has estado conduciendo bajo la lluvia. Junto con esto, asegúrate de revisar la tensión de la cadena una vez más.

Cuando el motor se haya enfriado, ya puedes lavar tu moto. Este es un buen momento para inspeccionar aún más tu motocicleta en busca de pernos sueltos, fugas o piezas rotas.