Derbi Variant – EL SOCIO

Me llamo Israel y soy de La Rioja, desde los 14 años empecé en el mundo de las motos, siempre me ha gustado modificarlas y ponerlas a mi gusto, 10 años después y tras muchas motos modificadas y restauradas he decidido ponerle un nombre e imagen a esta mi afición, ahí nace “EL SOCIO”. De momento es solo una afición pero quería crear una imagen donde englobar mis trabajos y mi vida. ( Instagram: @elsocio_co )

Todo empezaba con el confinamiento y mi empresa en ERTE, los días se hacían largos y necesitaba algo de acción. Había que hacer algo, y además algo utilizando solo piezas y materiales que tenia en casa.

Y allí estaba, una vieja Derbi Variant con signos de haber llevado una vida muy perra.Tenía pegatinas de todas discotecas del norte de España, un trucaje a 65cc de la época y una capa de mierda y oxido espectacular. Pero no había otra cosa y tenia que ser ella.

Sus últimos años de vida habían sido duros, después de caer en desuso paso una larga temporada almacenada en una granja. Parecía que había sido el cuarto de baño de todos los animales, además unos ratones se habían comido todo el cableado por completo.

Una vez manos a la obra y tras varias limpiezas profundas empezó a revivir, esa moto tenia espíritu, y este estaba ansioso por volver a vivir de una forma mas digna. Tras hacerle nuevo todo el cableado y una buena puesta a punto la moto arranco a la primera y dejo claro que seguía con ganas de guerra.

Lo que yo tenia claro era que había que quitarle esa apariencia de Variant, para eso se le colocó una barra de refuerzo en el chasis y ahí un deposito nuevo. Días atrás acababa de terminar de tapizar el interior de mi Land Rover Santana, y con viejos retales del cuero marrón se le hizo un asiento plano con rombos tapizados. Ya empezaba a coger forma y había que empezar a pensar en pintar.

No tenia demasiados colores en casa para elegir, así que pensé que el chasis seria beige y el deposito verde pastel, pero las llantas… las llantas era otra historia.

Quería algo diferente y más arriesgado, y esta era la moto indicada para ello. Me llamaban mucho la atención las llantas lenticulares, y en un principio mi idea era hacerlas negras, pero puestos a algo diferente y mas arriesgado no me iba a quedar ahí. La llanta delantera se pinto del mismo beige que el chasis con dibujos en negro, la trasera la quería con un toque de color que llamase la atención.

Y este es el resultado, ahora solo hay ganas de que todo esto pase y poder salir a probarla.