Fábricas de sueños: Sanglas, la gran desaparecida Española

La historia de Sanglas se remonta a 1942, tres años después de la Guerra Civil Española, pero las primeras ventas fueron en 1947. Fundada por Javier y Martín Sanglas, dos jóvenes estudiantes de ingeniería de Barcelona, y con el apoyo financiero de su padre, ambos han logrado su sueño y cumplido el de otras muchas personas.

Sanglas es una marca asociada a motos de alta fiabilidad y cilindrada media. Desde los inicios se hicieron todos los esfuerzos posibles para fabricar motocicletas tecnológicamente avanzadas y robustas. Los modelos de Sanglas eran un híbrido de modelos alemanes e ingleses, porque la idea de los hermanos Sanglas fue fabricar una motocicleta de gran cilindrada para poder suministrar a los Organismos Oficiales como alternativa a las BMW, Zündapp y DKW.  La primera motocicleta contaba con una cilindrada de 347,75 cc y 14,4 CV de potencia a 4.800 rpm.

Sanglas 350
Fotografía de www.sanglas.es

Las Sanglas fueron concebidas para el turismo, alcanzaban velocidades considerables y podían afrontar largos recorridos. Los modelos 350/4 y 500/3 incluían motores de mayor potencia, un escape mejorado y frenos de aluminio, entre otras mejoras respecto a sus equivalentes en el mercado. Sin embargo, el Seat 600, con un precio poco superior al de las Sanglas, restó mercado a esta última.

Seat 600 y Sanglas 400 de 1972
Fotografía: Miguel A. Sanchez en www.clasifotos.es

Ya en 1958 la producción alcanzaba las 500 motocicletas al año, lo cual obligó a cambiar de planta de producción desde el taller de Pueblo Nuevo a una fábrica más moderna situada en Hospitalet de Llobregat. Durante la crisis de aquellos años se redujo la plantilla de 200 a 50 personas, convirtiendo a gran parte de los trabajadores en proveedores y exteriorizando algunos componentes; por ejemplo, dotando a la nueva Sanglas 400 con motores Hispano Villiers, bajo la marca Rovena. También se importaron motores bicilíndricos a dos tiempos y con capacidad de 250/350 cc (esta última desde 1963).

Sanglas Rovena 250

A finales de los años 50, debido al auge de los vehículos de cuatro ruedas, muchos fabricantes de motocicletas se vieron obligados a reducir la cilindrada de sus modelos. El resultado fue el modelo conocido como «Cromática».

Sanglas 295cc «Cromática»
Fotografía:www.sanglas.es

En 1964 se hace pública la producción de las Sanglas con motores Zündapp de 50, 75 y 100 cc de dos tiempos. En la Feria de Muestras de Barcelona se presentó el modelo 400T de cuatro tiempos (con motor de 423 cc ya diseñado en 1956-57); este modelo serviría de referencia para el resto de modelos de la marca, hasta su desaparición.

En enero de 1967 ve la luz una moto de 500 cc, cuya vocación militar no fue aprobada por el gobierno, pero de la que emanaron innovaciones que se incorporarían a la 350/4/2, mientras se abandonaba la fabricación de la 500 cc por falta de demanda.

Sanglas 500/2

En 1976 se presenta el modelo 500 S, con frenos de disco a bordo (concepto de Sanglas) con 32 CV a 6.700 rpm. A la vez, se modificó la 400 E para dejar paso a la 400 F. El modelo 500 S permitió un aumento de ventas en el exterior con la ayuda financiera de la empresa Prodinsa, la cual también poseía participaciones en la sociedad Mototrans (fabricante bajo licencia de motocicletas de la marca italiana Ducati), lo que a su vez motivó intentos para fusionar ambas empresas.

Sanglas 500 S

En 1977, se lanza la 500 S2 y Javier Sanglas se desplaza a Japón y alcanza un acuerdo con Yamaha para importar 3.000 motores bicilíndricos de 400 cc.; si bien el gobierno obligó a cambio a que se exportaran un buen número de motociclteas. En 1979 Sanglas vende 3.000 motos equipadas con el motor de origen nipóny mejoradas a las de Yamaha, con un mejor comportamiento y estética. No obstante no se alcanzaron las exportaciones pretendidas por el menor precio de la Yamaha.

La 500 S2 fue especialmente mimada por los Sanglas, incorporando lo mejor que la industria auxiliar aportaba. En 1979 se presenta la versión de cinco velocidades (500 S2 V5), y en 1980 fue mejorada, principalmente, en la puesta a punto.

Sanglas 500 S2

Sin embargo, la producción de Sanglas no rentabilizaba la inversión de Prodinsa y decidieron vender Sanglas a Banesto por medio de la Banca Garriga Nogués. La estrategia fue alcanzar importantes plusvalías ante la planeada venta a los japoneses que llevaban años intentando entrar en España sin las restricciones que establecían los acuerdos comerciales internacionales. Fue así que intermediarios y banqueros vendieron prácticamente la industria nacional al capital extranjero con el beneplácito del gobierno. Banesto presentó sucesivos planes de viabilidad de una industria de motocicletas auspiciada por Yamaha y fue definitivamente aceptado el 4 de noviembre de 1981. Se constituye SEMSA con Yamaha, Banesto, Banco de Madrid. Banco Garrigue Nogués y Banca Catalana de Desarrollo. El 50% del capital es de Yamaha y tras sucesivas ampliaciones de capital Yamaha alcanza mayoría notable hasta que el 5 de abril de 1989 desaparece SEMSA y ese mismo día cesa la producción de la Sanglas 500 S2 V5. Yamaha encontró en los talleres de Hospitalet la puerta para arrasar el mercado español y europeo con sus productos de origen oriental, fabricados a costes muy inferiores a los que había en Europa.

Esto fue el fin de Sanglas.

sanglas 400Y - The City Rider caferacer
Fotografía por: Carlos «Mokri» Jimenez. Instagram:@_mokri

Hoy en día las Sanglas son unas maquinas increíbles que sirven de base para muchas modificaciones. Si quieres ver una sigue este enlace: https://caferacerespana.com/rehecha-en-espana-sanglas-400y-the-city-rider/

Sanglas 400Y
Sanglas 400Y

Además también hay alguna a la venta si quieres verlas sigue este enlace: https://caferacerespana.com/en-venta/

Información: www.sanglas.es