«Hel» @laintercerptor– Un@ de los nuestros

Me llamo Helena, aunque mis amigos me llaman «Hel», y soy de Avilés, una pequeña y contaminada ciudad al norte del norte en Asturias. Aparte de las motos, solía montar a caballo y dar buenas galopadas tanto por el monte como por la playa y últimamente me ha dado por los rallys clásicos de regularidad y soy la orgullosa copiloto del ‘Pifias Team’ que va por ahí dando que hablar en su hecho polvo Golf GTI mk2.

2) ¿Cómo empezó tu pasión por el mundo de las dos ruedas y que relación tienes con ese mundo actualmente?

Mi relación con las motos empezó por casualidad, de pequeña me gustaba dar vueltas con mi tío en la Honda CB Seven Fifty que años después se convertiría en La Interceptor, y así empecé, yendo de paquete con amigos hasta que finalmente di el salto y empecé a rodar sola, fue de las mejores decisiones que he tomado en mi vida. 

3) ¿Qué moto/os tienes en tu garaje?

Tengo una Yamaha SR de 125 cc, «El Fierrín», del ochentaytantos y completamente original que fue con la que aprendí y que me ha dado (y me dará) muchas alegrías; y una Honda CB Seven Fifty, «La Interceptor», del año 94 y modificada por Sr. Motorcycles, que es la que uso actualmente. Ando detrás de una Dominator (me quiero echar al monte) pero no me llegan los pies al suelo… 

4) ¿Qué modelo de moto tomarías como base para La CafeRacer Perfecta?

La mía sin duda: Honda CB Seven Fifty. Se hacen verdaderas maravillas con ella. 

5) ¿Qué ruta en moto por España recomiendas?

Aquí en el norte, cualquier carretera que cojas te llevará lejos. Me encantan las rutas costeras, tengo gastadas las ruedas de ir de cabo en cabo, y soy muy amiga de perderme (tanto queriendo como sin querer) y terminar dando vueltas sabrá dios dónde montaña arriba, montaña abajo. 

6) ¿Qué opinas del CafeRacer en España y qué crees que haría falta para potenciar esta cultura?

Sigo las publicaciones de CafeRacer España desde hace tiempo y me encantan las fotos que compartís. Creo que hacen falta más concentraciones de Café Racer sobre todo por el norte aunque este año, y de momento, intentaré llegar al Wheels and Waves y por supuesto al Motorbeach que es una cita ineludible.