Hugo López Urteaga – Un@ de los nuestros

Hola, soy Hugo López Urteaga, nacido en San Sebastián (Gipuzkoa) y me considero una persona emprendedora, positiva y con iniciativa. Digitalizado al 100%. Desde finales del 2014 realizo la gerencia de un nuevo proyecto; Cafe Racer SSpirit, con especial énfasis en redes sociales, atención a clientes y administración. Nuestro objetivo es la customización de motocicletas, consiguiendo crear motos únicas. Imprescindible es saber escuchar al cliente, entender sus motivaciones y conseguir ofrecer una propuesta adecuada a lo que busca. Con interés y experiencia previa en todo a lo que internet concierne, licenciado en Marketing por ESIC Madrid, seguido de Máster Digital Business por ESIC Pamplona, podría definirme como nativo digital. Especialidades: Marketing online, SEO/SEM, RRSS, Blog Marketing, gestión de páginas web, publicidad en internet, negociación, ponente, etc.

Hugo López Urteaga
Hugo López Urteaga

2)        ¿Cómo empezó tu pasión por el mundo de las dos ruedas y que relación tienes con ese mundo actualmente?

Desde bien joven siempre sobre ruedas, comenzando por bicicletas y BMX. A los 12 años aproximados ya cogí mi primera moto (minimoto, por supuesto), para andar por el campo. Más adelante y como todo motero, comencé a sacarme los correspondientes carnets de conducir (A1, A2 y finalmente el A). Comencé con una Supermotard de 50cc (Beta ART), que no estaba nada mal como toma de contacto y para manejarme por la ciudad. La siguiente fue una Yamaha WR 250, también del estilo supermotard, ya que me pareció un estilo divertido y también cómodo. Mi última moto moderna fue una Husqvarna Nuda 900R, con la que me di cuenta que la aceleración y potencia sobraba totalmente. Es por ello que comencé a circular con motos clásicas en las que no hace falta ir fijándose en el velocímetro (temiendo un exceso de velocidad) sino en el disfrute al andar.

Hugo López Urteaga
Hugo López Urteaga

3)        ¿Qué moto/os tienes en tu garaje?

La verdad que todas tienen su encanto, si bien es cierto que apuesto por modelos japoneses de los años 70 y 80. Dos de las motos que utilizo a diario son una CB750 Four de 1977 y también una Triumph Daytona 900 (sé que he dicho principalmente japoneses  pero haremos una excecpción con la Daytona 900). Esta Daytona es un modelo de Triumph bastante especial ya que se puede considerarse la primera moto deportiva (moderna; año 1994) de la marca.

Hugo López Urteaga
Hugo López Urteaga

4)        ¿Qué modelo de moto tomarías como base para La CafeRacer Perfecta?

El modelo perfecto para una Cafe Racer pura, estando al corriente de que el movimiento Cafe Racer surgió en Inglaterra y que las motos modificadas allí eran principalmente marcas como Triumph, BSA, Norton y las famosas Triton (mix Triumph y Norton), sería un modelo comprendido entre los años 60-70 (sin llegar al 80), en el que predominan los chasis tubulares, llantas de radios y también un motor potente (500-750cc). El freno de tambor también es característico durante estos años pero si prefieres prestaciones, quizás mejor optar por una con freno de disco.

Hugo López Urteaga
Hugo López Urteaga

5)        ¿Qué ruta en moto por España recomiendas?

He de reconocer que no soy un motero “devora-kilómetros” y que disfruto con pequeños paseos. De elegir una ruta, supongo me decantaría por una ruta costera, llena de curvas y bonitos paisajes para sacar fotos.

Hugo López Urteaga
Hugo López Urteaga

6)        ¿Qué opinas del CafeRacer en España y qué crees que haría falta para potenciar esta cultura?

Opino que se trata de un movimiento o también puede llamarse moda a la que nos hemos unido tarde (hablado a modo de país) pero que sin duda ha cogido gran aceptación. Para potenciar esta cultura, hay que enseñar. Por enseñar no me refiero al producto terminado (que por supuesto, puede ser precioso), sino al proceso, a valorar lo artesanal y único, que sea más especial.. que la gente valore y aprecie el trabajo realizado. Eventos como W&W, MotorBeach y DGR sin duda hacen que este mundo de las motos y customizaciones se anime. Por supuesto, las famosas homologaciones e ITVs están también muy presentes. La gente se “asusta” con estos trámites y lo entiendo totalmente. Las homologaciones son trámites costosos, tanto en el tiempo como económicamente hablando. Hay que tener en cuenta que una homologación es “cara” porque este trámite involucra a mucha gente; Laboratorio + Ingeniero + Firma de taller + ITV. La validación de todos estos puntos hacen que una moto artesanal y única se convierta en un vehículo seguro y legal para la vía pública. Cierto es que en muchos casos roza el sinsentido ya que hay que homologar el producto ya homologado. Es decir, compras intermitentes, por ejemplo de la reconocida marca Rizoma, ya homologados (y aprox 80€/unidad) y sólo por haber cambiado los intermitentes, ni siquiera su ubicación ya ha de notificarse (€€€) este cambio. Lo mismo pasa con más recambio como por ejemplo sistemas de escape o los famosos filtros de aire/potencia, que son prácticamente in-homologables. Debería ser algo más flexible.