Las 5 mejores bases para hacerte una «caferacer»

Hemos hecho este artículo de las 5 mejores bases para hacerte una caferacer basándonos en modelos que actualmente podemos conseguir de segunda mano aunque alguno también se puede obtener en un concesionario. Para crear esta lista hemos consultados diferentes bases de datos y como no la opinión de muchos, que al igual que nosotros, aman estas motocicletas. También hemos querido hacer hincapié en el precio de las mismas. No ha de ser un precio desorbitado porque sabemos que con dinero y un poco de gusto todo es posible. Además añadimos el factor de poder hacerla tu mismo en el garaje comunitario si tienes una toma de corriente cerca. De esto último no digáis que fuimos nosotros los que os dimos la idea.

Yamaha SR (1980-2014)

Este modelo se encuentra en varias cilindradas: 125cc, 250cc, 400cc y 500cc. Todas estas son similares pero vamos a hablar de la más famosa: la SR250.

Se encuentran muchas unidades de este modelo rodando en nuestras carreteras. El mercado de segunda mano está hasta arriba de ellas con precios muy competitivos y pese a su baja cilindrada son capaces de darte algún susto y también alguna alegría.

Su mecánica más que contrastada no ha cambiado desde el primer modelo aunque con los años se ha modernizado. Por ejemplo quitando la pata de arranque y poniendo discos de freno delanteros. tiene un motor y unos componentes económicos y de gran fiabilidad.

Esta base es capaz de soportar cualquier tipo de transformación y hacerlo con mucho estilo. Lo importante aquí es el gusto de cada uno.

La Yamaha SR250 una base para lo que sea. Modificaciones de Kacerwagen

BMW serie R (1976-1996)

Esta serie de BMW Motorrad habla desde el legado, no solo por la eficiencia y durabilidad de sus motores boxer sino por su estética y su popularidad en el mundo de las transformaciones. Las podemos encontrar desde 473cc de la R45 hasta los 980cc de la R100.

Una moto con un público propio. La disposición de piezas en el mercado es casi ilimitada, gracias a esto la incluimos en nuestra lista. Además con poco que le hagas siempre será, al menos, llamativa.

Ya nos gustaría a más de uno contar con una joya como esta hecha con el cariño y buen gusto de Northwest_corp

Honda CB (Seven Fifty) (1973-2008)

La marca nipona triunfó con esta serie por la fiabilidad y rendimiento de sus motores de dos y cuatro cilindros. Aunque actualmente se siguen produciendo, descartaremos algún modelo como la CB500 1993 a 2004 o modelos con el chasis de doble viga que se convierten en una pesadilla a la hora de adaptarles un tanque. Pero hay una lista muy larga de modelos CB con un nivel de transformación muy fácil. En este caso como hablábamos de la facilidad de encontrarla, precio y popularidad hemos optado por la Honda CB 750 Seven Fifty.  Una máquina que sobrepasa los límites del rendimiento en carretera con gran facilidad y además las transformaciones de la misma son espectaculares.

CB900 BOL´DOR de 1983. Una transformación exquisita de Unairock

BMW serie K (1987-1996)

La serie K de BMW solo por su motor ya es inconfundible. Los ingenieros de BMW o mejor dicho los visionarios de BMW se fijaron en el motor de un coche de rally para el diseño de esta pieza. Además como eso les supo a poco durante los sucesivos años de producción le fueron añadiendo la tecnología que usaban sus coches de aquel entonces como los frenos ABS o la inyección. Un motor que aguanta una vida (evidentemente cuidándolo) sin gastar grandes cantidades de dinero en él. La oportunidad de hacerte con una a un precio más que asequible es muy alta y como la BMW R, la disponibilidad de piezas es casi infinita.

No queremos ser favoritistas pero esta es de las las mejores K,s que hemos visto y es un producto nacional de @dragonsmotorcycles

Triumph Bonneville (1959-actualidad)

Puede que este modelo con motorizaciones de 900cc y 1200cc, T100 y T120 respectivamente no deba estar en esta lista porque su precio, incluso de segunda mano, no es bajo. Tampoco las piezas de segunda mano suelen ser fáciles de conseguir, pero hay una amplia cantidad de empresas que se dedican a hacer kits y producir piezas específicas para transformar muy fácilmente esta moto clásica -o con aspecto de clásica-  en una auténtica caferacer. Además añadimos dos modelos paralelos como son la Scrambler y la Truxton.

Inconfundible el estilo de las Triumph de Maccomotors.

Estas han sido nuestras favoritas y la tuya ¿cúal es?