Motos de Cine (II): James Bond sobre dos ruedas

James Bond nunca fue un hombre dado a las dos ruedas . Todos sabemos que el agente 007 -con licencia para matar- siempre tuvo preferencia por los cochazos. Los Aston Martin, con el mítico DB5 plateado a la cabeza o los BMW  súper deportivos de los 90 le sirvieron para exhibir sus increíbles habilidades al volante. Eso si, todos ellos “trucados” con algún artilugio ideado por Q.

Aún así las secuencias donde las motos se llevaban el protagonismo han sido frecuentes en muchas películas de la saga.  Las motos fueron utilizadas por el estiloso agente como vehículo para huir de “los malos” o bien por ser el medio que esos mismos malos utilizaban para “caerle atrás”.

Cuando la situación lo requería, el agente británico hacía alarde de su increíble nivel de destreza sobre las dos ruedas de la misma manera que lo haría para pilotar cualquier cosa que le pusieran por delante; un tanque ruso, un helicóptero, un coche-submarino o… como no, para conquistar a la despampanante “Chica Bond” de turno.

Os dejamos algunos de los momentos más destacados, o curiosos, del agente más famoso del cine pero eso si… sobre dos ruedas:


-Película: Thunderball

-Año: 1965

-Moto: BSA A65 Lightning

BSA A65 Lightning armada con lanzacohetes

En la película Thunderball de 1965, la agente de SPECTRE Fiona Volpe, interpretada por la actriz italiana Luciana Paluzzi, monta una BSA A65 Lightning pintada de dorado. Fiona Volpe dispara dos cohetes que destruyen el coche que persigue a James Bond, interpretado por Sean Connery, en su mítico Aston Martin DB5. La BSA acaba siendo “deshechada”.


-Película: DIAMANTES PARA LA ETERNIDAD

-Año: 1971

-Moto: HONDA ATC 90

HONDA ATC90


Probablemente esta sea la escena de persecución más cómica en la historia de las películas de Bond. Las Honda ATC90 de tres ruedas persiguen a Bond que huye en un ‘coche lunar’ eléctrico. Bond, interpretado por Sean Connery, también aparece sobre una ATC90 al final de la escena. Teniendo en cuenta la velocidad punta que podía alcanzar un buggy lunar y los motores de los “triciclos” HONDA ATC90, esta podría ser la persecución más lenta en la historia de Bond e incluso de la historia del cine.

-Película: LA ESPÍA QUE ME AMÓ

-Año: 1977

-Moto: KAWASAKI Z900 con sidecar

KAWASAKI Z900 con sidecar

La espía que me amó (The Spy Who Loved Me), estrenada en 1977, es la décima entrega de la saga de James Bond y la tercera en ser protagonizada por Roger Moore.

Esta fue la película en la que los fans alucinaron con un Lotus Espirit convertible en submarino. Mientras el agente especial conducía el icónico Espirit, era perseguido por un secuaz montando una Kawasaki Z900 con sidecar. Fue la escena de persecución más larga de Bond hasta la fecha. El sidecar de la Kawa Z900 estaba propulsado por cohetes y salía disparado como un torpedo teledirigido hacia el Lotus de Bond, quien por supuesto escapa ileso mientras que la preciosa Kawasaki y su piloto terminan algo más “perjudicados”.

Aquí la secuencia completa:



-Película: SOLO PARA TUS OJOS

-Año: 1981

-Moto: Yamaha XT 500

YAMAHA XT 500

Una de las mejores escenas de “Solo para tus ojos” es sin duda la persecución de dos Yamaha XT 500 por las laderas de una estación de esquí. Los intermitentes de las motos se convierten en sendas metralletas mientras James Bond (Roger Moore) demuestra sus habilidades como experto esquiador para acabar zafándose, una vez más, de sus perseguidores.

Las dos YAMAHA XT 500 ladera abajo y sobre nieve
Equipamiento extra: intermitentes-metralleta de las XT500

Esta persecución es una de nuestras favoritas. El nivel de pilotaje en nieve con las Yamaha XT 500 es sobresaliente. Aquí el video:

-Película: NUNCA DIGAS NUNCA JAMÁS

-Año: 1983

-Moto: YAMAHA XJ 650 Turbo Seca

Yamaha XJ650 modificada para la película.

En esta cinta en la que Sean Connery hace las veces de agente secreto 007 el protagonismo motoclista corría a cargo de la espectacular Yamaha XJ650 Turbo.

Se trataba de una poderosa máquina de 90 CV de la que se fabricaron unas 8.000 unidades impulsada por una mecánica sobrealimentada de cuatro cilindros y 653 centímetros cúbicos.

Perfectamente camuflada para el metraje era capaz de lo imposible con Bond a los mandos en las calles de Mónaco.

YAMAHA XJ650 MAXIM TURBO modificada para “Nunca digas nunca jamás”

-Película: GOLDENEYE

-Año: 1995

-Moto: CAGIVA W16

Tuvo que pasar una docena de años para poder ver de nuevo una moto en una película de Bond. La escena de apertura del Goldeneye en 1995 muestra al Agente 007, interpretado por Pierce Brosnan, robando un Cagiva a un soldado ruso y luego volando sobre un acantilado. El hecho de que el ejercito ruso nunca utilizara las Cagiva son detalles sin importancia que no tendremos en cuenta para disfrutar de las hazañas inverosímiles de 007.

CAGIVA W16 del ¿ejercito ruso?

-Película: EL MAÑANA NUNCA MUERE

-Año: 1997

-Moto: BMW R 1200C

BMW R 1200C

Para nosotros la peor elección de moto de toda la saga de James Bond. Lo que hace que nos preguntemos cuanto pagó BMW por hacer incluir su engendro color crema en esta película. Esta R 1200C es el único modelo custom en la vasta historia del constructor alemán y ya no se fabrica. Nos alegramos por ello.

Pierce Brosnan y Michelle Yeoh sobre la BMW R 1200C

La escena protagonizada por Bond (Pierce Brosnan) junto a la guapa Michelle Yeoh en ‘El mañana nunca muere’ es un ejemplo de manual de las persecuciones en los metrajes de la saga. Saltos, paredes… nada les detiene alternándose incluso al manillar, perseguidos por un helicóptero de los «malos». 

-Película: QUANTUM OF SOLACE

-Año: 2008

-Moto: Montesa COTA 4RT (modificada)

Si algo ha caracterizado a todas las películas de la saga James Bond es el uso de “lo último” en tecnología. Es por esto que se hace tan extraño entender como se decantaron por este modelo. La elección se entiende cuando vemos la escena del salto al barco. Difícilmente encontrarían una moto que les facilitara más esa maniobra que una Montesa Cota 4RT de cuatro tiempos y cuadro de aluminio con solo 73kg de peso.

Pero sin duda el gran aporte de QUATUM OF SOLACE es la clase magistral que nos da Bond de como se roba una moto. No perdáis detalle en este video:

La otra escena destacada con la Montesa Cota 4RT es el salto al barco:

-Película: SKYFALL

-Año: 2012

-Moto: Honda CRF 250R

HONDA CRF 250R (camuflada)

En la escena que abre Skyfall tanto Bond como el villano montan en la Honda CRF 250R a través de los tejados del Gran Bazar de Estambul. Nuevamente, las motos fueron modificadas para que parezcan trastos viejos pero no hay disfraces que valgan para esconder a estas máquinas. Robbie Maddison, el saltador de motos con récord mundial, realizó gran parte de la conducción en esta escena.

Con esta escena damos por concluido el artículo y quedamos a la espera de ver nuevos episodios donde las motos ayuden a James Bond a “salvar el pellejo in extremis”.