Motos de Cine. Las mejores “ACTRICES” de reparto. Capítulo I

John Rambo, el “hombre capaz de comer cosas que harían vomitar a una cabra”, solo podía huir del odioso Sheriff Teasle a lomos de una Yamaha XT 250. Con cualquier otra moto lo hubiesen pillado en un control en la primera rotonda y… al carajo la película.

Si el T800, con pinta de austríaco de Terminator 2, hubiese rescatado al aún imberbe John Connor en una moto diferente a la Harley-Davidson Fat Boy, no habrían conseguido salir ilesos de la persecución por las alcantarillas del río de Los Ángeles y… al carajo la película.

John Rambo con "su" YAMAHA XT 250 robada
"The Great Scape" de 1963. Con Steve McQueen y su TRIUMPH TR6 TROPHY.

Cada moto mítica de película está ligada a un personaje y una escena. Es imposible desvincularlas de ese imaginario popular donde se han quedado “quemando rueda” para siempre.

Estas motos nunca fueron consideradas como un mero attrezzo, por el contrario, tuvieron un protagonismo fuera de toda duda en esas películas que todos recordamos.

Uma Thurman buscando venganza sobre una KAWASAKI ZZR 250 (Kill Bill Vol.1)
James Bond en "Quantum of Solace" sobre una...¿la reconoces?
Matrix Reloaded de 2003. Trinity y el Maestro de Llaves sobre una Ducati 996

Vamos hacer un repaso a las que, según nuestro criterio, son las más destacadas por la repercusión que han tenido en la cultura popular de nuestro tiempo.

En CafeRacer España somos bastante “frikis”. Se nos van los ojos detrás de las CafeRacer o sobre las motos que han sufrido alguna customización. Es por esto que es muy probable que nos dejemos fuera alguna moto que tu consideras imprescindible.  Puede que incluyamos alguna que piensas que no reúne los méritos suficientes para ser nombrada. Pues bien, nos parece perfecto, puedes enviarnos un email, que “tal vez” leeremos, y nos lo cuentas…

Empezamos:

TERMINATOR 2: HARLEY-DAVISON FAT BOY,  HONDA XR100 y KAWASAKI  KZ 1000P

Para comenzar fuerte os traemos un 3×1.

La primera moto de la que os hablaremos es la “moto del malo”. El temible T1000, el Terminator líquido, utiliza su capacidad mimética para clonarse en un policía y hacerse con su moto.

Al contrario de lo que podría parecer en un principio no se trata de una Harley V-Twin. En realidad es una Kawasaki KZ 1000 P con motor 4 en línea de 1000 cc y está obviamente modificada.

La escena principal con esta moto es la secuencia en la que Robert Patrick, el actor que encarna al T1000, se lanza a través de una ventana del edificio Cyberdyne y aterriza en un helicóptero. La pobre Kawa acaba reventándose sobre el asfalto (R.I.P.)

Es turno ahora de la mítica escena de la persecución por el canal.

Esta secuencia está plagada de acrobacias pero hacer volar una Harley-Davison Fat Boy de 350kg desde un puente hasta el duro cemento está al alcance de muy pocos. La escena le valió al doble oficial de Arnold, el especialista Peter Kent, ganarse un puesto en el Salón de la Fama de los Especialistas (Stuntman Hall of Fame).

Algo más desapercibida pasa la Honda XR100 con la que un joven John Connor, con camiseta de los Public Enemy, intenta zafarse del T1000 que lo persigue sin tregua subido en un indestructible Camión Freightliner. Al final la pequeña XR100 es engullida por el camión (R.I.P.)

Parece increíble que hayan pasado ya 28 años desde el estreno en el año 1991 de esta mítica película de James Cameron.

La escena de la persecución sigue siendo hoy en día una autentica pasada. Aguantar así el paso del tiempo es lo que ha hecho de “Terminator 2 -El Juicio Final-” una de las secuelas favoritas en la historia del cine.

Aqui tenéis el video de la famosa persecución:

Para finalizar os contamos una última curiosidad.

La mítica Harley-Davidson conducida  por Arnold Schwarzenegger fue subastada en junio de 2018 por más de medio millón de dólares. La puja de este vehículo era uno de los momentos estrella del evento ‘Iconos y leyendas de Hollywood’, que incluyó otros muchos objetos emblemáticos de la historia del cine.

La casa de subastas Profiles in History estimaba que la venta de la Harley oscilaría entre los 200.000 y 300.000 dólares. Sin embargo, al final, la cifra de venta fue muy superior, alcanzando los 520.000 dólares.

La Harley-Davidson Fat Boy desempeñó un papel fundamental en la comercialización de la película. La imagen de Schwarzenegger montado en la motocicleta con su mítica chaqueta de cuero, sus gafas de sol y su recortada ya es un clásico para los fans de la saga de acción creada por James Cameron en 1984.

Harley-Davidson Fat-Boy. La original usada en Terminator 2: El Juicio Final

Hasta aquí la primera entrega de esta serie de MOTOS DE CINE. En la siguiente os hablaremos de otro clásico del cine dónde las motos son protagonistas indiscutibles. ¿Cuál será..?