Que nada frene tus ganas – ‘La Zeppelina V72’

Puede que te encanten las motos y que hayas oído hablar alguna vez de las Board Trackers o puede que nunca hayas tenido la ocasión y sea porque en Europa nunca llegaron a ser famosas… Pero como cambia el cuento si te pregunto por la serie «Harley and the Davidsons». Si no la has visto ya estás tardando, pues en esa serie se cuenta como fueron los comienzos de Harley Davidson en un granero, como se hacen fuertes en las carreras dentro los circuitos y fuera de ellos. Narra como unos locos se disponen a vivir la velocidad a principios del siglo XX en unas «pistas» (tracks) con forma de óvalo y las curvas peraltadas con «tablas de madera» (wood boards) de ahí su nombre board track «circuito de tablas». Este deporte se acabó prohibiendo por su alto índice de mortalidad.

Foto de Nfoco Digital

Y ahora ¿qué haces si eres un manitas, un detallista y unos de los mejores preparadores de motos de tu país? Como no estás en América y no vas a tener la suerte que tu abuelo te deje en herencia un granero lleno de joyas o no puedas coger tu furgoneta en plan «Los caza tesoros» e ir en busca de una Harley o una Indian de los años 20… pues te construyes una tu mismo y así es como el gran Gsus de Kacerwagen se propuso crear a «La Zeppelina V72′.

Foto de Nfoco Digital

Para crear ‘La Zeppelina V72’ Gsus tuvo que poner patas arriba Andalucía buscando un motor sobre el que construir su propia boardtrack tal y como las hacían los pioneros: a partir del motor crear el resto de la moto. Gsus eligió el motor con la estética más parecida que puedo encontrar. Fue todo un acierto hacerlo con el 350cc V-Twin de una moto de campo Morini Kanguro 350. Aparte de tener la estética correcta en Kacerwagen hicieron todo lo posible para que funcionara y, como no, lo mejoraron para que rindiera mucho más que el original.

Foto de Nfoco Digital

Lo primero en lo que nos fijamos al ver el motor es que el el bloque y las tapas fueron moldeadas y rematadas dándole un aspecto Vintage. Además de toda la utilización de latón moldeado y recortado con formas y troquelados Clásicos.

Foto de Nfoco Digital
Foto de Nfoco Digital

También vemos la importancia del escape corto, que además de simplemente verlo casi podemos imaginarnos como suena. Gsus quiso ser lo más fiel al posible al periodo de las bordtracks por ello solo usó la mitad inferior del chasis de la moriniy el resto fue unido mediante soldadura TIG.

Foto de Nfoco Digital

Con el motor en su sitio y el chasis terminado se le suman las llantas: la delantera de una Yamaha con frenos de tambor y neumático Avon Speedmaster de la vieja escuela. En la parte de atrás, monta una Morini con un neumático más grande, un Shinko E270.

Foto de Nfoco Digital

Con «los zapatos puestos» ya quedaba poco que hacer para sacarla a rodar pero Gsus no se conformaba con cualquier tanque y ninguno le acababa de convencer así que creo desde 0 el suyo propio basándose en los depósitos que usaban en las carreras. Para acabar, el trabajo de pintura realizado por Buna Custom Paint. No hace falta más que verla para saber que se trata de una obra maestra y por supuesto no podemos pasar por alto el trabajo exquisito de Sennen Leather Works en el asiento monoplaza para La Zeppelina V72.

Foto de Nfoco Digital
Foto de Nfoco Digital

Este proyecto no pasará a ser tan solo una moto sino será una fuente de inspiración, que nada frene tus ganas y que el límite lo ponga tu imaginación.

Foto de Nfoco Digital